Autor: Carlos Obispo

Domingo

ITodas las tardes de un domingo eran tranquilas, ni un alma en pena se atrevía a molestar a los vivos, la iglesia se limitaba a unos tres campanazosy de ahí, el silencio. Quienes eran creyentes […]