El séptimo sello (1956) | Ingmar Bergman

El séptimo sello (1956)

Ingmar Bergman

«Así la muerte es el arquetipo más conciso de la vida, o bien, la vida es restituida a su más concisa figura en la muerte. Por eso ha sido siempre tan importante para aquellos que piensan de verdad sobre la vida humana, contrastar muchísimas veces, recurriendo a este conciso arquetipo, lo que han comprendido acerca de la vida.Porque ningún pensador puede con la vida tal y como lo hace con la muerte.»
—Søren Kierkegaard.

Título original: Det sjunde inseglet (1956)

Director: Ingmar Bergman

Intérpretes: Max von Sydow (Antonius Block), Gunnar Björnstrand (Jöns), Nils Poppe (Jof), Bibi Andersson (Mia), Bengt Ekerot (la Muerte), Ake Fridell (herrero Plog), Inga Gill (Lisa), Maud Hansson (Tyan), Gunnel Lindblom (muchacha), Inga Landgré (esposa de Block), Bertil Anderberg (Raval), Anders Ek (monje), Gunnar Olsson (pintor), Erik Strandmark (Skat), Ulf Johansson (jefe de los soldados), Benkt-Ake Benktsson (comerciante), Lars Lind (monje joven), Gudrun Brost (mujer en la posada).

Premios: Premio especial del jurado del Festival Internacional de Cine de Cannes (1957).

Es una alegoría de la relación del ser humano con Dios y la muerte. Basada en la obra teatral Trämalning, de Ingmar Bergman, también director de la película.

Una aclamada cinta sueca que obtuvo el premio especial del Festival Internacional de Cine de Cannes y convirtió a Bergman en una importante figura dentro del panorama cinematográfico internacional.

Entre sus recursos narrativos emplea la iconografía cristiana, lo cual dota de misterio a la atmósfera de su trabajo.

Narra la historia de Antonius Block (Max von Sydow), un caballero de las cruzadas, que recibe la visita de la muerte mientras viaja por un país asolado por la peste negra.

Antonius le hace preguntas al espectro sobre la existencia de Dios y la moral mientras se desarrolla la partida, pero la muerte evade las respuestas.

El diálogo más interesante de la película que pone de manifiesto las grandes interrogantes que atormentan al caballero, desde una perspectiva angustiosa, en la que se plantea el dilema de la fe y la religión.

Se trata de una excelente película con una fuerte carga filosófica. Bergman busca: El sentido de la vida, la muerte, la existencia de Dios y el más allá. La sociedad no permite descubrir las respuestas a las inquietudes de la existencia, pero siguen estando allí.

Bergman es vinculado con el filósofo Søren Kierkegaard. En su obra explica que cada individuo debe realizar un examen de su propia existencia. Para Kierkegaard, existir es existir ante Dios, el cual es la causa eterna de todo.

Ingmar Bergman (1918-2007). Suecia. Guionista, director, productor de teatro, cine, radio y televisión. Fue ayudante de dirección del Gran Teatro Dramático de Estocolmo. En 1943 empezó a escribir para la productora Svensk Filmindustri (SF). Entre otras de sus obras destacan: Fresas salvajes (1960). El manantial de la doncella (1961). Como en un espejo (1962). Persona (1966). Gritos y susurros (1974). Secretos de un matrimonio (1975). Cara a cara (1977). Sonata de otoño (1979). Fanny y Alexander (1984).

Artículo: Roxana Escalante en Táchira, Venezuela.